Seis Hermanas

Avance semanal de ‘Seis Hermanas’: Un robo en la Villa de París pone en apuros a Germán y Adela


Esta semana en ‘Seis Hermanas’, el robo en la Villa de París pone en apuros económicos a Germán y Adela. Rodolfo echa a Doña Dolores de la casa. Blanca a punto de entregarse a Serafín Aramburu. Celia recibe una carta de Aurora en la que ésta corta definitivamente con ellaSigue leyendo para enterarte de todo.

Capítulo 174 (Lunes, 28 de diciembre): “Robo en la Villa de París”

Se ha producido un robo en la Villa de París, donde además de los trajes confeccionados y un montón de telas, los ladrones se han llevado el dinero adelantado por las clientas. Eso pone en graves aprietos económicos a Germán y Adela. Aunque Elisa pronto descubre a la persona responsable de la fechoría, promete guardarlo como secreto.

En la fábrica, por suerte, las cosas parecen ir mejor para Diana, que firma un acuerdo para confeccionar una pantalla especial para proyecciones cinematográficas. Salvador ve su hombría puesta en entredicho por parte de los obreros. Mientras tanto, Francisca sigue sintiéndose incómoda y agobiada en su matrimonio con Don Luis.

Blanca está a punto de entregar su cuerpo a Serafín Aramburu, con el que su marido piensa expandir la Banca Loygorri por Italia. El hombre le ha pedido el intercambio sexual si quiere que se concrete este acuerdo. Pero al final, quien peor lo va a pasar es Doña Dolores. Sus últimos tejemanejes tendrán unas inesperadas consecuencias para ella.

Capítulo 175 (Martes, 29 de diciembre): “Luz de gas”

Después de que Rodolfo eche a Doña Dolores de casa, ésta prepara sus maletas para marcharse. Blanca, conmovida por su situación, le ofrece su casa familiar para que su suegra se quede allí hasta que todo se resuelva. Algo que no será tan fácil como la Silva piensa.

Debido a la presencia de este nuevo huésped en la casa, Celia se ve obligada a anular la celebración de la tertulia vanguardista en su casa. Para Víctor, al que el lugar ya no le inspiraba demasiado de por sí, esta noticia es un alivio… pues él ya ha encontrado un sitio ideal para hacer la tertulia. Celia alucinará al descubrir qué lugar es este.

En la fábrica, continúan las burlas de los obreros hacia Salvador por obedecer órdenes de Diana. Éste se siente herido en su orgullo, lo que afecta a su relación con su prometida. Una crisis de la que no le será fácil salir. Por otro lado, Francisca intenta contactar con Isabel Guzmán a través de Benjamín. La historia de esta cantante desconocida influirá en la Silva más de lo que ella esperaba… y le ayudará también a tomar una decisión sobre su propia vida.

Capítulo 176 (Miércoles, 30 de diciembre): “Pactar con el diablo”

Carolina ofrece su ayuda a Adela y Germán, cuando más desesperados están éstos por las denuncias y deudas contraídas tras el robo. Germán se niega de plano porque considera que sería como pactar con el diablo. Pero Adela le convence de que no les quedan más alternativas. Por otro lado, Don Ricardo se toma la tarde libre para sacar a sus hijas a pasear. Celosa, Elisa intenta hacerle ver a su padre que Carolina está desequilibrada, pero él se enfada con su hija pequeña.

Blanca trata de interceder por Doña Dolores con Rodolfo, que se niega de plano a readmitirla en casa. Desesperada, la Silva pide ayuda a Cristóbal, pero Marina los ve abrazados y conmina a Cristóbal a abandonar ellos dos también esa casa. Mientras tanto, Francisca añora su época de cantante y pide a Don Luis que le deje volver a cantar. Él no sólo no se enfada, sino que le da alas.

Finalmente, Celia recibe una carta de. Víctor trata de consolarla y darle confianza en sí misma. Por su parte, Doña Dolores se enfrenta a Rosalía por la supuesta suciedad de su cuarto, pero la criada la pone en su lugar. Herida en su orgullo, la viuda planea darle donde más le pueda doler: su hija Carolina.

Capítulo 177 (Jueves, 31 de diciembre): “Se acabó”

Gracias al dinero aportado por Carolina, Adela y Germán pueden hacer frente a las deudas de la Villa de París, aunque ahora Carolina se siente con derecho a intervenir en el negocio.

Tras el beso de Víctor Dumas, Celia está algo confusa con sus sentimientos. Igualmente confusa está Carolina, a la que Elisa le prepara una encerrona para demostrarle a Don Ricardo que su hija mayor está trastornada.

Blanca y Cristóbal tratan de convencer a Rodolfo para que perdone a Doña Dolores y le deje volver a casa. Y finalmente, harta de ser siempre la última de las prioridades para su marido, Marina toma una drástica decisión, que dejará a Cristóbal con la boca abierta.

       

Haz clic aquí para ver más fotos