Seis Hermanas

Celia y Aurora continúan preocupadas sin tener noticias de Elisa y Eugenia


Este miércoles en Seis Hermanas… Elisa y Eugenia siguen sin aparecer y la angustia crece entre los miembros de la familia Silva. Celia propone ir a la policía, pero Salvador y Ciro creen que mejor no hacerlo ya que don Ricardo está metido en asuntos turbios y podría estar relacionado con la desaparición. Cuando Diana y Salvador se enfrentan a éste, el Silva se compromete a solucionarlo todo. Descubre que son los ingleses quienes han secuestrado a su hija para que don Ricardo traicione a los alemanes. Sabiendo lo que eso implica, don Luis entra en pánico y su jefe lo llama al orden.

Celia y Aurora continúan preocupadas sin tener noticias de Elisa y Eugenia. Aurora sugiere que Marina pueda estar detrás de todo, no sería la primera vez.

Velasco por su parte, pide ayuda a la enfermera. Sospecha que Soledad pueda estar envenenando a Gabriel para quedarse con su dinero. Le ha visto muy desmejorado y además, tiene la sospecha de que Soledad no es quien dice ser. Aurora le ayuda, preocupada.

Rodolfo informa a Blanca de su intención de reconocer al hijo suyo que espera la Cachetera. Blanca le hace ver los inconvenientes que eso tendría para su ascenso político. Cuando Amalia conoce la conversación, habla con la Silva, que la acaba convenciendo para que se aleje de Rodolfo o todos saldrán perdiendo.

Ciro se entrevista con su padre para pedirle perdón. El hombre está muy enojado con su hijo, que le promete regresar a Valladolid en cuanto se casen. Pero cuando sabe que su futura nuera ha desaparecido, se compadece de su hijo. Por su parte, Ciro se enfada con Sofía al ver la frialdad con la que ésta se toma la desaparición de Elisa.

Cristóbal no tiene más remedio que creer a Blanca cuando ésta le advierte de que Inés podría estar metida en un atentado anarquista. Ambos se disponen a desenmascarar a la joven y evitar una catástrofe.

    

Haz clic aquí para ver más fotos