Seis Hermanas

Salvador ve la posibilidad de un lucrativo contrato con un balneario


La ausencia de Don Luis angustia a Francisca, que no sabe nada de su profesor desde que se marchó para batirse en duelo por ella. Celia deja la fábrica para entrar en la escuela de Maestras y, de paso, alejarse de Petra… quien no tarda en echar a su amiga en falta. Por su parte, Blanca encuentra las cartas de amor de su madre, la única pista que puede confirmar el tumultuoso pasado sentimental de sus padres, que Don Ricardo le dio a conocer en su última conversación.

En la fábrica, Salvador ve la posibilidad de un lucrativo contrato con un balneario, pero necesitará desplazarse hasta allí. Un negocio demasiado importante como para que vaya él solo, pero… ¿quién podrá acompañarle hasta el balneario?

Por su parte, Mauro encarga un traje carísimo en la Villa de París. Pero para sorpresa de Germán, en lugar de pagarlo de su propio bolsillo, Mauro lo pone a cuenta de Adela, a espaldas de ella. Y Elisa, que se está dando cuenta de que está siendo utilizada por Don Ricardo para obtener información sobre las Silva, no sabe ya cómo deshacerse de su tío ni cómo contárselo a sus hermanas.