Seis Hermanas

Sinopsis y fotos del 6 al 10 de julio de ‘Seis Hermanas’: Salvador intentará un lucrativo contrato con un balneario


Esta semana en ‘Seis Hermanas: Gabriel no consigue convencer a Don Luis de que desista del duelo con el que quiere salvar el honor de Francisca, Salvador ve la posibilidad de un lucrativo contrato con un balneario, Elisa es coaccionada por su tío Don Ricardo para que le revele los motivos de la visita de Diana y Salvador al balneario, Rodolfo decide apoyar con un crédito los negocios de Mauro, La noche de San Juan también protagoniza la vida del resto de hermanas Silva…

Capítulo 52: “El duelo” (Lunes, 6 de julio)

Salvador urde un plan para vender las nuevas telas estampadas de Tejidos Silva a futuros compradores, aunque Diana no está del todo convencida con esta estrategia comercial. Como tampoco están de acuerdo el resto de hermanas con Celia, al descubrir que ellas son las protagonistas de sus relatos. Pero Celia tiene una preocupación aún mayor, ya que por fin cree entender sus verdaderos sentimientos hacia Petra.

Mientras tanto, Adela y Merceditas siguen preparando su próximo viaje a Venecia, aunque éste tendrá un inesperado desenlace que, aun así, consigue fortalecer los sentimientos que Adela cree tener por Mauro. La que sigue confundida es Blanca, y mucho más después de que Don Ricardo le relate el pasado sentimental de la madre de las hermanas Silva, en cuya historia encuentra Blanca ciertos paralelismos con su propia situación emocional.

Por su parte, Gabriel no consigue convencer a Don Luis de que desista del duelo con el que quiere salvar el honor de Francisca. Es más, Don Luis le pide incluso a Gabriel que sea su padrino. Francisca se queda desolada tras despedirse de su profesor, cuyo enfrentamiento en el duelo tiene un desenlace sorprendente.

Capítulo 53:  “Ausencias” (Martes, 7 de julio)

La ausencia de Don Luis angustia a Francisca, que no sabe nada de su profesor desde que se marchó para batirse en duelo por ella. Celia deja la fábrica para entrar en la escuela de Maestras y, de paso, alejarse de Petra… quien no tarda en echar a su amiga en falta. Por su parte, Blanca encuentra las cartas de amor de su madre, la única pista que puede confirmar el tumultuoso pasado sentimental de sus padres, que Don Ricardo le dio a conocer en su última conversación.

En la fábrica, Salvador ve la posibilidad de un lucrativo contrato con un balneario, pero necesitará desplazarse hasta allí. Un negocio demasiado importante como para que vaya él solo, pero… ¿quién podrá acompañarle hasta el balneario?

Por su parte, Mauro encarga un traje carísimo en la Villa de París. Pero para sorpresa de Germán, en lugar de pagarlo de su propio bolsillo, Mauro lo pone a cuenta de Adela, a espaldas de ella. Y Elisa, que se está dando cuenta de que está siendo utilizada por Don Ricardo para obtener información sobre las Silva, no sabe ya cómo deshacerse de su tío ni cómo contárselo a sus hermanas.

Capítulo 54: “Un mal negocio lo tiene cualquiera” (Miércoles, 8 de julio)

Diana, Salvador y Rosalía llegan al balneario, donde son recibidos por su director, que no parece tener ninguna prisa en escuchar la oferta comercial que vienen a hacerle los representantes de Tejidos Silva… Mientras tanto, Adela pide consejo legal a Bernardo sobre la posibilidad de avalar económicamente a Mauro en sus negocios, pero éste le confirma que sin nada de valor a su nombre, sólo la bondad de la banca Loygorri podría ayudarla.

Por su parte, Don Luis le pide disculpas a Francisca por retarse en duelo por su honor, asegurándole que jamás volverá a hacerlo. Pero ella pone sus condiciones para aceptar estas disculpas. Lo mismo que Blanca a Rodolfo, que sigue a rajatabla los drásticos consejos de su hermano Cristóbal para conseguir recuperar a su prometida. Como desesperadas son también las medidas que Carolina lleva a cabo para seguir adelante con su falso embarazo.

Mientras tanto, Elisa es coaccionada por su tío Don Ricardo para que le revele los motivos de la visita de Diana y Salvador al balneario. Finalmente, Petra consigue hablar con Celia sobre cuáles son los motivos del evidente deterioro que, en los últimos días, se ha producido en la amistad que las une.

Capítulo 55:  “Balneario” (Jueves, 9 de julio)

Rodolfo decide apoyar con un crédito los negocios de Mauro, feliz noticia que Adela y Mauro celebran haciendo planes de futuro. Pero esta felicidad es interrumpida cuando Blanca se entera de que Adela ha recurrido a los Loygorri para conseguir dinero, justo en el momento en el que su relación con Rodolfo está pendiente de un hilo.

Por su parte, Celia decide que la mejor manera para olvidar a Petra es reactivar su relación epistolar con Víctor Dumas. Aun así, la confusión sentimental de Celia se hace evidente cuando Petra le pide ayuda para ponerse guapa para su futura boda con Miguel. Mientras tanto, Don Luis concluye que, a partir de ahora, la relación con Francisca será solo profesional, y su primera decisión es prohibirle a la Silva seguir actuando en el Ambigú. Ante esta situación, Antonia empieza a considerar la idea de buscar una nueva cantante para su local.

A varios kilómetros de distancia, Diana y Salvador hacen por fin las paces, para así unir esfuerzos y conseguir cerrar, de una vez por todas, el negocio con el director del balneario. ¿Lo conseguirán?

Capítulo 54: “Noche de San Juan” (Viernes, 10 de julio)

Diana y Salvador encuentran cada vez más difícil conseguir cerrar el trato comercial con el director del balneario, así que Rosalía decide ponerse manos a la obra para ayudarles a lograrlo. Sin embargo, la que sí es más fácil de llevar a buen puerto es la relación entre Diana y Salvador, que encuentran en la noche de San Juan el más idílico escenario para aclarar por fin sus sentimientos.

La noche de San Juan también protagoniza la vida del resto de hermanas Silva. Adela y Mauro disfrutan del Baile de las Flores, para desolación de Germán. Elisa convence a Merceditas para que las dos celebren la noche de San Juan tal y como la criada la solía celebrar en su pueblo. Y tras disfrutar de un paseo por la pradera de San Isidro, Celia vive con Petra un momento de extraña tensión sensual.

Mientras tanto, Francisca se lleva una gran decepción al descubrir a Gabriel en una comprometida situación con otra mujer. Igualmente consternada está Blanca, que encuentra el diario de su difunta madre, cuyo contenido le afectará considerablemente.